top of page
  • Admin

¿A qué se deben las protestas agrarias en toda Europa?

Las protestas agrarias de esta semana en toda Europa han llamado la atención sobre los problemas que sufren hoy en día tanto los productores como los hogares a causa de múltiples factores, como la persistente inflación, los elevados tipos de interés y la volatilidad del precio de la energía.


Las protestas de los agricultores han recibido un amplio apoyo público en Francia, incluso de camioneros como Donf, cuyo medio de vida se vio amenazado por los bloqueos de carreteras de los inconformes. Donf vive en el suburbio parisino de Boussy-Saint-Antoine pero procede de la isla francesa de Reunión, en el Índico, donde la agricultura es importante y muchos compran directamente a los productores.


Gobiernos como los de Francia, España y Grecia acordaron en los últimos días inyectar cientos de millones de euros (dólares) en el sector agrario para calmar las protestas. La Unión Europea también ha realizado concesiones a los agricultores, sensible a las preocupaciones de los votantes antes de las elecciones al Parlamento Europeo previstas para junio.


El precio del trigo, el maíz y otros granos — a excepción del arroz — son más bajos que antes de que la invasión rusa de Ucrania impulsase los costos de los alimentos básicos a máximos históricos en 2022, lo que empeoró el hambre en el mundo pero benefició a los agricultores.


A los consumidores, por su parte, el descenso del precio del trigo y de otros alimentos en los mercados globales no les ha repercutido porque el repunte de los precios en las tiendas está ligado a otros los costos añadidos que se suman al producto una vez sale de la granja, apuntó Joseph Glauber, investigador en el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias.


El Mar Rojo es una ruta comercial clave entre Asia y Europa, por lo que los productores en la UE, Ucrania y Rusia se enfrentan a las consecuencias de que las navieras desvíen a sus mercantes en rutas más largas que rodean el extremo sur de África.


“Estos costos repercuten en los productores”, dijo Glauber, antiguo director económico del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.


Y no solo eso, las elevadas tasas de interés encarece los préstamos para comprar maquinaria o cubrir otras necesidades. Los agricultores europeos deben cumplir también regulaciones climáticas que pueden elevar unos costos que no tienen sus competidores en Estados Unidos y en otros países.


Pero los productores de grandes economías como la UE y Estados Unidos reciben ayudas públicas por cultivar alimentos, mientras “la mayor parte de la agricultura mundial no está subvencionada. Y están compitiendo en este entorno”, apuntó Glauber.


Las economías se han ralentizado, especialmente en Europa, por lo que la inflación sobre los alimentos se ha reducido, pero “la gente sigue pensando en hace dos años y dice: ‘Vaya, esta carne sigue siendo muy cara con respecto a lo que pagaba hace dos años’”, afirmó.


En Francia, uno de los focos de su indignación fue el enorme centro comercial de Rungis, el mayor mercado de alimentos de Europa. Abastece a muchos de los restaurantes y mercados de París, pero también se considera un símbolo de las cadenas de alimentos globalizadas.


Un grupo de productores de una zona rural del suroeste acampó esta semana a sus puertas con sus tractores, y más tarde empujaron a los vehículos blindados que custodiaban el recinto, lo que causó 91 detenciones.

AP

El mundo se enfrenta a una crisis alimentaria sin precedentes y sin final aparente


el número de personas hambrientas en el mundo creció de 282 millones a 345 millones. El plan de operaciones de la agencia alimentaria de la ONU para 2022 es el más ambicioso de su historia y prioriza las acciones para evitar que millones de personas mueran de hambre.


"Nos enfrentamos a una crisis alimentaria mundial sin precedentes y todo indica que aún no hemos visto lo peor. En los últimos tres años las cifras del hambre han alcanzado repetidamente nuevos picos. Déjenme ser claro: las cosas pueden empeorar, y lo harán, a menos que haya un esfuerzo coordinado a gran escala para abordar las causas profundas de esta crisis. No podemos permitirnos otro año con cifras récord de hambre”, afirmó el director ejecutivo del Programa, David Beasley.

El PMA y sus socios humanitarios batallan contra la hambruna en cinco países: Afganistán, Etiopía, Somalia, Sudán del Sur y Yemen.


ONU


37 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page