ASF reporta diversas irregularidades y posibles perjuicios al erario público durante 2020

Encontró irregularidades por más de 63 mil millones de pesos

David Colmenares, titular de La Auditoría Superior de la Federación (ASF) entregó a la cámara de diputados el informe final sobre la cuenta pública de 2020.

Encontró irregularidades por más de 63 mil millones de pesos. Alude anomalías, deficiencias y sobrecostos en las obras emblemáticas del gobierno. Entre estas, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, la construcción del Tren Maya y las obras de la refinería de dos bocas... imputa a los estados y municipios posibles daños al erario por más de 30 mil millones de pesos.


También presentó inconsistencias en los gastos de entidades como Liconsa, Diconsa, Conade y el Instituto de Salud para el Bienestar. Razón por la que incluye en su informe más de 2 mil recomendaciones, solicita más de 200 aclaraciones y designa más de mil 400 probables sanciones.


Sin embargo, Colmenares aceptó que el estado tiene que realizar ajustes operativos y presupuestales sobre la marcha, pero recalcó que deben explicarse. Hay que decir que con la entrega del informe se abre una etapa de 30 días, para que las entidades fiscalizadas puedan aclarar las anomalías señaladas en el documento.


Esto coincide con lo dicho por el presidente López Obrador en “la mañanera”. El mandatario asegura que el informe de la auditoría es todavía preliminar. Afirma que se irán aclarando todas las irregularidades, porque, según dijo, en este gobierno no hay ladrones.


Sector Salud


De acuerdo con el informe general de Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2020, la ASF describió que no se atendió, a cabalidad, halló una serie de deficiencias en la compra consolidada de bienes terapéuticos, entre ellos los medicamentos y bienes terapéuticos de las 792 partidas requeridas por las 36 dependencias que requieren estos insumos, ya que sólo se licitaron 632 (80 por ciento), de las cuales 228 se declararon desiertas, por lo que sólo 404 fueron adjudicadas (63.4 por ciento).


Tan sólo en el 2019 se registró que no se abasteció la necesidad total del abasto de bienes terapéuticos solicitados por la Secretaría de la Defensa Nacional, Secretaría de Marina, IMSS, ISSSTE, Petróleos Mexicanos, Comisión Nacional de Protección Social en Salud (actualmente Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), hospitales, institutos, centros comunitarios, entre otros, llamadas las IPP, ya que de las 3 mil 988 partidas requeridas por éstas, se licitaron 3 mil 257, de las cuales sólo mil 181 fueron adjudicadas (36.3 por ciento).


De la revisión al Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), como IPP, respecto de los dos contratos revisados para la compra de medicamentos y bienes terapéuticos, no proporcionó evidencia de la aplicación de penas convencionales por mil 71.3 miles de pesos.

4 visualizaciones0 comentarios