top of page

#Cease_fire_In_Gaza_Now Cuando las calles hablan

Un acto que puede parecer sencillo tiene eco en toda la orbe. Mientras en las universidades de todo el mundo la tensión crece y las manifestaciones se multiplican, las calles de Galicia se van vistiendo con la kufiya, el pañuelo palestino. Todos claman #Cease_fire_In_Gaza_Now


Anitzel Díaz



El profesor, escritor y activista gallego Séchu Sende ha compartido desde hace algo más de una semana vídeos, donde suena de fondo el himno Leve Palestina (Viva Palestina) en TikTok y en X en los que activistas colocan las kufiyas en el cuello de las figuras que aparecen señales de tráfico, carteles de comercios y publicitarios o en los signos de los servicios de los bares.


La activista twittera Sarah Wilkinson, antigua diseñadora gráfica y hoy luchadora por la libertad y la justicia en Palestina -así se define en la red social X, antes twitter- ha dado visibilidad a una campaña iniciada por el profesor, escritor y activista gallego Séchu Sende.




La Kufiya


La kufiya palestina (keffiyeh o hatta en árabe) es un pañuelo con un significado cultural arraigado en la lucha y resistencia del pueblo palestino, que en los ultimos 100 años se ha convertido en una herramienta política y cultural.


Para muchos palestinos y personas de ascendencia árabe en todo el mundo, la kuyifa sirve como un vínculo crucial con su cultura.


Usar la kuyifa se siente “como llevarla a casa sobre mis hombros”, dijo, describiendo la bufanda como “un símbolo de resistencia y existencia”. AS, palestina-estadounidense de 26 años que vive en Carolina del Norte

El uso de la kufiya como como símbolo de resistencia se remona a la Revuelta Árabe, entre 1936 y 1939, cuando los palestinos buscaban poner fin a la ocupación británica y establecer su propio país independiente, los palestinos de todas las clases sociales y religiones llevaban la kufiya blanca y negra para simbolizar su solidaridad.

Foto de AFP / Jaafar Ashtiyeh

Más de medio millón de palestinos se han visto desplazados en los últimos días por la escalada de las operaciones militares en el sur y el norte de Gaza, dijo Naciones Unidas el martes.


Alrededor de 450.000 palestinos fueron expulsados de Rafah, en el extremo sur de la Franja, en la última semana, indicó la agencia de la ONU para los refugiados palestinos. Antes del inicio de las operaciones israelíes en la ciudad, que según afirma es el último bastión de Hamás, allí se cobijaban alrededor de 1,3 millones de personas.


Las fuerzas israelíes estaban combatiendo también a los insurgentes en el norte, donde el ejército había centrado sus operaciones al inicio de la guerra. Las órdenes de evacuación emitidas por el ejército el sábado han desplazado por el momento a unas 100.000 personas, dijo el vocero adjunto de la ONU, Farhan Haq, a reporteros el lunes.



leer más







Anónimo

155 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page