top of page

El capital natural de México que se está desgastando

Actualizado: 3 may


Las generaciones actuales tienen la responsabilidad de legar a las generaciones futuras un planeta que en un futuro no esté irreversiblemente dañado por la actividad del ser humano. Al recibir la Tierra en herencia temporal, cada generación debe procurar utilizar los recursos naturales razonablemente y atender a que no se comprometa la vida con modificaciones nocivas de los ecosistemas y a que el progreso científico y técnico en todos los ámbitos no cause perjuicios a la vida en la Tierra. #DíadelaTierra UNESCO


CONABIO

Capital Natural de México


Cerca de dos terceras partes de la biodiversidad mundial se localizan en poco más de una docena de países conocidos como países megadiversos. Como va siendo cada vez más del conocimiento público, México destaca entre ellos ya que somos la cuarta nación en cuanto a riqueza de especies, además de combinar esa elevada diversidad biológica con una gran riqueza cultural.


Esto no es de extrañar: la diversidad cultural en el planeta está cercanamente relacionada con la diversidad biológica, ya que las culturas dependen de su entor- no natural y de los bienes y servicios que reciben del mismo.


Por otra parte, en el territorio mexicano concurren dos grandes zonas biogeo- gráficas: la llamada Neártica —de afinidad norteña—, que contribuye con una gran representación de las especies de las zonas templadas del mundo, y la Neotropical —de afinidad sureña—, que aporta muchos elementos de la zona tropical, provenientes de la Cuenca Amazónica. En México se presentan casi todos los climas del planeta, lo que aunado a su accidentada topografía y compleja geología permite que se desarrollen prácticamente todos los ecosistemas terrestres presentes en el mundo, concentrados en poco menos de dos millones de kilómetros cuadrados.


Con más de 11 000 km de costas y un mar territorial que se estima en 231 813 km2 (inegi 1983), México posee también una extraordinaria diversidad marina; como ningún otro país del mundo, tiene un mar exclusivo, que es el golfo de California, de gran diversidad biológica y alta productividad marina.


En la última década, gracias al trabajo de casi 800 colaboradores, la conabio ha publicado cuatro volúmenes de la obra Capital natural de México dedicada a documentar el estado del conocimiento, la conservación, y el uso de la diversidad biológica del país y de los servicios ecosistémicos que brinda. En esta obra capital natural se entiende como los ecosistemas y los organismos que contienen (plantas, animales, hongos y microorganismos) y su variabilidad genética. Ese capital es más importante que los capitales financieros y de infraestructura de un país, ya que por medio de los procesos naturales en los ecosistemas se generan bienes y servicios ambientales, indispensables para la sobrevivencia humana y el bienestar social que además son necesarios para sostener la actividad productiva generada por los otros capitales (Sarukhán 2009, 2012). CAPITAL NATURAL DE MÉXICO





---


Protección del medio ambiente 


1. Para que las generaciones futuras puedan disfrutar de la riqueza de los ecosistemas de la Tierra, las generaciones actuales deben luchar en pro del desarrollo sostenible y preservar las condiciones de la vida y, especialmente, la calidad e integridad del medio ambiente. 

2. Las generaciones actuales deben cuidar de que las generaciones futuras no se expongan a una contaminación que pueda poner en peligro su salud o su propia existencia. 

3. Las generaciones actuales han de preservar para las generaciones futuras los recursos naturales necesarios para el sustento y el desarrollo de la vida humana. 

4. Antes de emprender grandes proyectos, las generaciones actuales deben tener en cuenta sus posibles consecuencias para las generaciones futuras. UNESCO


Desafíos ambientales de México


Este 2024 de AMLO se prevé que el gobierno acelere el ritmo para cumplir sus metas en el tema de infraestructura. Esto podría agudizar la violencia contra quienes se oponen a los megaproyectos como el Tren Maya o el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec.


Los primeros días de enero se incrementaron las áreas naturales protegidas con lo cual se busca cumplir con el compromiso presidencial de terminar el sexenio con la mayor cifra de este tipo de zonas, aunque no se cuente con los recursos humanos y materiales suficientes para garantizar su real protección. Mientras demandas recurrentes, como la necesidad de más presupuesto para fortalecer al sector ambiental, llegan al último año del sexenio sin cumplirse.


Esta misma expectativa la tendrá el próximo gobierno (si gana morena) sobre los megaproyectos que comenzó la administración de López Obrador, particularmente el llamado Tren Maya, con el reordenamiento territorial en la Península de Yucatán que traerá aparejado, y el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT), que implicará la transformación territorial de 79 municipios de los estados de Oaxaca y Veracruz.






Anitzel Díaz


Leer más






94 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page