top of page

El tejemaneje del desabasto de medicamentos

Expertos estiman que el desabasto prevalecerá en el 2024. Hoy continúan el retraso en la elaboración de órdenes de compra y la mala logística de distribución.



Medicamentos


Desde que inició este gobierno, a la fecha, se han intentado cuatro diferentes modelos de compra de medicamentos e insumos médicos, 1) el decreto en contra de las distribuidoras, 2) pasó por la concentración de las compras en la oficialía mayor de Hacienda, 3) la contratación de la UNOPS y sus fallidos resultados, 4) la fallida participación del Insabi en la distribución, la cancelación del contrato a UNOPS y la compra bienal por la oficialía mayor de Hacienda y el Insabi y, el regreso de las distribuidoras privadas.


El primer cambio que condujo al desabasto fue la centralización de las com- pras consolidadas de medicamentos en la Secretaría de Hacienda y Crédi- to Público (SHCP), derivado de una reforma en 2018


Aunado a la centralización de las compras de medicamentos, en mayo de 2019 el Gobierno de México vetó a las tres principales distribuidoras de in- sumos médicos del del país, alegando prácticas oligopólicas, sin compren- der que estas distribuidoras compraban medicamentos a otras farmacéuti- cas para vender al gobierno federal tanto las medicinas como el servicio de distribución.


En junio de 2022 la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC) denunció, en un comunicado, que del 11 de diciembre de 2019 al 3 de septiembre de 2020 habían fallecido 1.608 niños de cáncer; los fallecimientos se atribuyeron “de forma imprecisa” al recorte de presupuestos en salud lo que resultó en desabasto de medicamentos. En el mismo año la asociación civil Antes de Partir reportó que hubo un aumento de más del 20% en niños con cáncer terminal que se acercaron a la asociación en busca de ayuda.


El 24 de julio de 2022 la revista médica The Lancet publicó la nota periodística “Lack of medicines in Mexico” escrita por David Agren, en la que relata las decisiones públicas que han originado la actual crisis de desabasto de medicamentos que se vive en nuestro país y que inició de la mano del actual gobierno.

La principal razón, apunta la nota, fue la destrucción del sistema de compras públicas que desde el 2013 y hasta 2018 se realizaban a través de un proceso denominado “Compras Consolidadas” y que era manejado por el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS), la institución de seguridad social más grande de Latinoamérica; por lo tanto la mayor consumidora de medicamentos e insumos para la salud.


Expertos estiman que el desabasto continuará en el 2024


El presidente Andrés Manuel López Obrador corroboró durante una conferencia mañanera en diciembre del 2022 que: “Sí, hay lugares donde hay falta de abasto, pero ya está el plan de distribución. Ya tenemos comprados todos los medicamentos hasta finales del gobierno, hasta finales del 24. Ya se pagaron, ya se tienen todos los medicamentos, es un asunto de distribución y se van entregando de conformidad con el plan que tenemos de mejoramiento”.

La compra de medicamentos se realiza en octubre para que el sector farmacéutico cuente con tiempo para la producción y entrega. Sin embargo, hasta diciembre del 2022, el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) solo realizó contratos con 93 proveedores para la compra de 418 tipos de medicamentos (claves) de un total de 1,714 millones de piezas que son necesarias. Destinando 48,845 millones de pesos.


Andrés Castañeda, coordinador de las causas de salud del colectivo Nosotxs explicó que para noviembre del 2022 ya había más de 1,400 reportes de desabasto.


Más allá de los fármacos oncológicos, hay escasez en medicamentos para problemas de salud mental, diabetes, enfermedades neurológicas, VIH; además de vacunas contra la tuberculosis, tétanos y papiloma humano.
“Lamentablemente en México, de las personas que mueren se estima que casi 14% no tuvo ninguna atención médica, mientras que casi 6% no tuvieron acceso a medicamentos, lo que resulta en una situación alarmante”, señaló este lunes en una conferencia de prensa Manuel Mirassou, especialista en síndrome metabólico y miembro fundador de la Asociación Mexicana de Metabolismo Óseo Mineral (Ammom).

Un estado fuera del Insabi (IMSS Bienestar) ¿Cómo se hacen las compras de medicamento en el Hospital General en Aguascalientes?


En el Hospital General se compran aproximadamente entre 400 y 430 claves de medicamento y material de curación. Aguascalientes es uno de los 9 estados que no se adhirieron al INSABI, desde un principio, hoy aseguran que no tienen desabasto de medicamentos. En diciembre de este año María Teresa Jiménez Esquivel, gobernadora del estado, anunció que El INSABI está a punto de consolidarse en Aguascalientes


En almacén cuentan con aproximadamente una semana de abasto de medicamento. Diario se hace una solicitud de lo que hace falta con los proveedores autorizados. Se puede gastar hasta 42 mil pesos diarios por proveedor. A tomar en cuenta que hay medicamentos con un costo de 1000 pesos por unidad y hay pacientes que necesitan al menos 8 de estos medicamentos al mes.


El problema más grande que enfrenta el hospital son las licitaciones desiertas. Ningún proveedor responde a las órdenes de compra a los precios oficiales establecidos, generalmente mucho más bajos de los precios que se manejan al público. El número de claves desiertas, medicamentos que quedan sin oferta en la compra consolidada, cayó del 13% en 2013 al 5% en 2018; durante este periodo, los precios disminuyeron un 20%: INEFAM.


PiSA


En 2019, como resultado de un veto presidencial, se impidió a empresas distribuidoras, como la farmacéutica PiSA, a participar en los procesos de compras públicas de medicamentos al ser señaladas por actos corrupción, sin que a la fecha existan investigaciones o cargos en contra de estas empresas.


La farmacéutica PiSA, era uno de los principales proveedores de insumos y medicamentos, hasta que en enero del 2020 el gobierno de México comenzó una investigación a 6 empresas por “corrupción”.


Pisa era, es, una distribuidora mexicana que entre otros maneja: medicamentos genéricos, biomedicamentos, mezclas oncológicas, productos naturistas, genéricos de uso veterinario y farmacias, y otros, como el de almacenamiento y fabricación de material de curación.


En el 2021 Canifarma informó que la autorización de venta y distribución a PISA solucionaría la escasez de medicamentos oncológicos. Ese mismo año la UNOPS México (la oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos) solo adjudicó el 45% del presupuesto, dejando a miles de niños con cáncer sin tratamiento.


“Tenemos una empresa aquí en México, PISA, yo te diría que la más importante de América Latina que era la que fabricaba estos medicamentos oncológicos con mucha eficiencia; no es que hubiera patentes de estos productos, no era un monopolio, aunque las patentes son un monopolio legal permitido porque incentiva la investigación. Era tan eficiente esta empresa que era la que ofrecía los mejores precios y condiciones”, explicó en entrevista Rafael Gual, Director General Canifarma. Forbes

Para septiembre del 2022, junto con otras ocho empresas que también estaban vetadas por el gobierno, PiSA logró obtener la mitad de los contratos dados para la compra consolidada de insumos médicos del año.





Megafarmacia


López Obrador planteó el 2 de agosto tener esta farmacia con todas las medicinas necesarias ante las críticas a su gobierno por la presunta escasez de las mismas.


En enero del 2024 el gobierno federal responsabilizó a las entidades federativas de la falta de medicamentos, pues solicita-ban menos de los que realmente necesitaba, y detalló que en los primeros 14 días de funcionamiento de la Megafarmacia del Bienestar, se acreditaron 523 folios de requerimientos de fármacos, de los cuales se han surtido debidamente 67 (12.8 por ciento) y 164 están ya en el lugar donde la persona lo solicitó.


En una mañanera López Obrador refirió que en pasadas administraciones existía una simulación en la compra y distribución de los fármacos. En el sexenio anterior, aseguró, se daba preferencia a sólo 10 empresas, que no eran laboratorios, que tenían casi 80 por ciento del mercado y obtenían ganancias por 241 mil millones de pesos.


La Megafarmacia fracasa y solo surte el 0.9% de las recetas con su vasta capacidad de almacenamiento.



¿Así que cuál es la causa del continuo desabasto?


Al principio, fue la desaparición imprevista de la estructura de compras de sexenios anteriores. Aunado a la desaparición del Seguro Popular que aumentó la cantidad de mexicanos sin cobertura de salud (Coneval). La posterior designación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) como la entidad responsable de realizar todas las compras públicas del país. La creación del INSABI y la firma de un Acuerdo con la UNOPS (julio de 2020), para la compra de medicamentos para el abasto nacional del 2021 al 2024. Finalmente ante el atraso en los resultados, el INSABI autorizó a instituciones y hospitales a realizar compras directas de medicamentos e insumos para la salud. Aun así, hoy continúan el retraso en la elaboración de órdenes de compra y la mala logística de distribución.


Además, no se sabe a ciencia cierta qué pasará con el INSABI ya que en agosto del 2022 se publicó el decreto que crea el Organismo Público Descentralizado IMSS-Bienestar para garantizar que en México todas las personas sin seguridad social tengan acceso a los servicios de salud. Agren y El Economista






Anitzel Díaz



Fuentes:

The Lancet

Forbes

El Economista


Leer. más



139 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page