• Admin

En Michoacán matan a periodista a semanas de asesinar a su colega

El homicidio de Armando Linares López, director del portal de noticia Monitor Michoacán, ha puesto en alerta al gremio periódicos de Michoacán, quienes la tarde de ayer fueron amenazados durante el funeral del comunicador.


Versiones de los asistentes señalan que durante los servicios funerarios para despedir al periodista Linares López, asesinado a balazos en su domicilio la tarde del martes, cuatro personas armadas llegaron al lugar y amenazaron a reporteros y familiares de la víctima que se encontraban en el lugar.


“Estábamos cubriendo el velorio del colega Armando Linares, cuando un sujeto con pistola en mano nos amenazó con que nos fuéramos o “íbamos a valer verga”, escribió en Twitter el reportero de Milenio, Edgar Ledesma.

Una muerte anunciada



Seis semanas atrás el periodista Armando Linares intentaba contener las lágrimas mientras informaba en un video el asesinato de su compañero Roberto Toledo. “No sé qué vaya a pasar”, decía, pero “vamos a seguir señalando corrupciones... aunque la vida nos vaya en ello”.


El miércoles su esposa, hijos, hermanos y amigos se preparaban en una pequeña funeraria, en medio de gran consternación, para enterrarlo tras convertirse en el octavo periodista asesinado en México este año.

Luego de algunas semanas de retirarse de la actividad periodística tras el homicidio de Toledo, camarógrafo del portal de noticias Monitor Michoacán, y el cierre de la oficina del medio, donde ambos trabajaban y ocurrió el asesinato, Linares decidió retomar la reportería.

“Nunca se dobló ante nadie”, afirmó Rosa Elena Pedraza, esposa de Linares, al hablar de la determinación que llevó al director del Monitor Michoacán a retomar sus labores tras la muerte de su colaborador y las constantes amenazas que continuó recibiendo. “Murió haciendo lo que le gustaba, era un valiente”, agregó. Linares continuó publicando en Monitor Michoacán. Escribió historias sobre las mariposas monarca que pasan el invierno en las montañas alrededor de su pueblo, Zitácuaro, y noticias policiales y de comunidad que ocasionalmente incluían críticas a funcionarios locales.

Sin embargo, la amenaza persistía en esa localidad del occidente de México de unos 200.000 habitantes.

“Hay nombres, sabemos de dónde viene todo eso”, había dicho Linares mirando a cámara el 31 de enero cuando informó públicamente y con la voz quebrada sobre las amenazas de muerte que había recibido y el asesinato de Toledo.

La víspera Linares fue asesinado de varios disparos de arma de fuego en su modesta casa del noreste de Zitácuaro. Su cuerpo fue encontrado en medio de un charco de sangre que se extendió hasta la entrada de su vivienda. Las autoridades recuperaron casquillos de bala de 9 milímetros y no proporcionaron por el momento un móvil del ataque.

Al hablar sobre la situación de violencia que azota a la localidad, Magdalena Alonso, directora del Noticiero al Aire Zitácuaro y amiga de Linares, afirmó que “por muchos motivos es muy fácil que te agredan...porque no hay mucha seguridad ni la responsabilidad de las autoridades de proveerla”.

En su conferencia matutina del miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que Linares “no aceptó la protección” oficial como sí hicieron dos compañeros del portal del noticias. La afirmación del mandatario generó dudas sobre si la víctima pudo haber salido del programa en algún momento.

Mientras en su pueblo se preparaban para despedirlo, pequeños grupos de periodistas mexicanos protestaban en distintos puntos del país.

“El gremio periodístico de Michoacán le pide a todos los servidores públicos que se ahorren sus condolencias”, dijo el reportero Rodolfo Montes durante la conferencia de prensa del presidente. “

Info AP

1 visualización0 comentarios