• Admin

Este año se activó el programa Adiós al sargazo

La empresa Dianco México inició operaciones en Quintana Roo, que también trabaja en alianza con la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) del estado y en julio de este año activaron el programa Adiós al sargazo.




En la actualidad se estima que hay flotando al menos 48 mil toneladas de la macroalga. En su comunicado de monitoreo del Instituto de Oceanografía del Golfo y Mar Caribe se informó que el nivel de alertamiento para la estimación de recales en el Caribe Mexicano, se ubica en la categoría 8, que corresponde a la denominación de excesivo, según la cual, el sargazo se acumula en algunas playas formando montículos de más de 90 centímetros de altura en menos de 24 horas.


Las instalaciones de Dianco México se encuentran en Calopark, en Puerto Morelos, Yucatán. De acuerdo con su acta constitutiva, la empresa se creó con el objetivo de diseñar, fabricar, importar, exportar y comercializar cualquier tipo de producto, también la prestación de servicios de mantenimiento, construcción, limpieza y saneamiento de piscinas, albercas, acuarios, estanques, manantiales, pozos, presas, lagos, playas y cualquier tipo de depósito o contenedor de agua, para todo tipo de empresas, organismos o entidades nacionales, extranjeras del sector público o privado.


El año 2011 comenzó la proliferación sin precedentes de algas sargassum pelágicas, el sargazo arrastrado por las corrientes oceánicas, empezó a quedar varado en las playas de toda la región, con un impacto catastrófico en los medios de vida costeros y en las economías nacionales, muchas sustentadas por el turismo.


Varios emprendedores y equipos de investigación utilizan el sargazo como recurso primario para diferentes beneficios. “Son muchos los sectores que lo están aprovechando y más los que podrían hacerlo”, apunta Brigitta van Tussenbroek, especialista en macroalgas del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, y una de las autoras de una guía sobre los usos del sargazo que ha lanzado la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que aglomera su potencial para hasta 15 ámbitos distintos.


En el sureste de México, Dianco busca ser la primera planta para procesar el sargazo en fertilizante para uso del campo o recuperación del suelo, además de filtrar la arena que se concentró con el sargazo para regresarlo a la zona de playas de donde fueron extraídas.

17 visualizaciones0 comentarios