• Admin

Gertz Manero, no se olvida

EL PRIVILEGIO DE OPINAR

Manuel Ajenjo A menudo sucede en la fábrica de eventos nacionales de nuestro país que un escándalo, un desconcierto o una noticia de trascendencia, surge en el momento en que un tema crítico para el gobierno, para la sociedad o para ambos, está llegando a su clímax desplazándolo del interés nacional para beneficio de los imputados.

Tal cosa, al parecer, está sucediendo con el asunto del fiscal más lento del mundo para asuntos de interés común y el más veloz tratándose de arreglar sus propios objetivos: Alejandro Gertz Manero, quien después del fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a favor del amparo de las señoras Laura Morán y su hija Alejandra Cuevas Morán, que significó un duro golpe para sus afanes de venganza sobre madre e hija y cuyo desprestigio creció exponencialmente entre la ciudadanía; cuando estaba a punto de perder la cara con la cual presentarse socialmente, en el momento en que las cosas se le pusieron color de hormiga —expresión equivalente, en lenguaje coloquial, a las cosas se pusieron de la chingada—, cuando como a Juan Charrasqueado sólo López Obrador lo consolaba con cariño, en la industria manufacturera de los eventos oficiales surgieron dos productos que le expresaron al fiscal desalmado, “quítate, quítate que ahí te vamos”.

Tal mercancía noticiosa que relevó del primer plano en los medios la maliciosa trama del fiscal, está constituida por el tercer informe sobre el caso Ayotzinapa, del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) quien dio a conocer un video grabado a través de un dron de la Secretaría de Marina, que no constaba en las investigaciones oficiales, en el que se observa a presuntos elementos de esa Secretaría, manejar evidencia en el basurero de Cocula, Guerrero, horas antes del arribo del procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, acompañado del fiscal Tomás Zerón de Lucio, hoy escondido en Israel, así como los peritos de la institución para hacer la teatral dirigencia en la que descubrieron los restos calcinados de los jóvenes estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos, de lo que se valió Murillo Karam para declarar que tras un alarde de investigación técnica se llegó a la dizque “verdad histórica”.

Por supuesto que está noticia ha causado revuelo en los medios, volviendo a poner en entre dicho lo que entonces dijo el procurador de la República, aunque hubo quienes jamás le creímos al cansado hidalguense. (Ver El Privilegio de Opinar en El Economista del 11/XI/2014).

Ésta noticia unida a todo lo relativo a la Revocación de Mandato del domingo próximo, no han dejado una línea ágata o unos cuantos segundos disponibles para que los medios impresos y audiovisuales den cuenta del futuro de Gertz Manero que cuando menos va a tener que pagar una buena indemnización a Alejandra Cuevas por los 528 días de prisión por “homicidio doloso por omisión” delito del cual el, todavía, fiscal es el inventor. También debe revisarse la responsabilidad que tuvo en el precitado caso la fiscal de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, quien permitió la prisión preventiva de la señora Cuevas. En cuanto al ejercicio revocatorio del domingo opino que todos aquellos que desde el primer día del mandato de AMLO han estado en contra de todas las medidas asumidas por la 4T, aprovechen la ocasión para deshacerse de tan ominoso gobernante. Aunque, según me he enterado, por el contrario están llamado a no votar y han inventado el movimiento “Terminas y te vas” (TyTV) cuya cretina propuesta es que el presidente se vaya a su casa cuando termine su mandato. (El líder del movimiento debe ser un tal Perogrullo). Punto final Cuando uno no tiene razón pero pide perdón, es honesto. Cuando uno no está seguro de tener razón y pide perdón, es sabio. Pero cuando uno tiene razón y sabe que tiene razón y, a pesar de eso pide perdón, es casado.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo