top of page

Imágenes que denuncian lo que el tren se llevó

Actualizado: 16 ene

El Tren Maya se construye en la Península de Yucatán


“Soy flores que se convierten en jardines. Puedo ser una montaña bajo el agua, o un bosque (...) Soy necesario. Soy la fuente de vida de la selva que hay sobre mí”, Soy cenote


En el centro, la ausencia, de árboles; de selva; de hábitat. Una larga brecha iba arrasando cuanto encontraba para dar paso a la construcción del Tren Maya. Un parche verde quedaba, al poco tiempo desapareció.




La foto se titula “The Tourism Bulldozer” y es obra del biólogo y fotógrafo yucateco Fernando Martínez Belmar que por segunda vez obtiene el premio Wildlife Photographer of the Year, otorgado por el Museo de Historia Natural de Londres. .En la imagen se retrata la magnitud de la deforestación de la selva maya, consecuencia que la construcción del tren —con un costo de 9 800 millones de dólares— ha traído para la biodiversidad en esa región del país.


“El sitio está en el Tramo 5 Sur. Un amigo me iba guiando por las cuevas, porque no había un acceso. No había un camino por donde pasara un coche para llegar. En la fotografía que tomé, se puede ver toda esa línea deforestada, justo por donde va a pasar el tren. Hay un pequeño manchón de árboles sobre este trazo que aún no habían sido deforestados. La razón es porque en esta parte había vestigios arqueológicos y había una zona acordonada”, describe Martínez Belmar.


La selva maya es una zona muy privilegiada. Cuenta con ecosistemas que van desde montañas, hasta el océano, las cuevas y la selva baja, mediana y alta. Eso hace que tenga una gran diversidad y riqueza de especies. La selva maya está llena de biodiversidad, de muchos árboles altos y de gran tamaño, con muchas especies de flora y fauna que la habitan, comenta el biólogo.

—¿Qué significa para ti la selva maya?


—Para mí, es el símbolo de la vida misma. Mi respuesta es corta, porque se resume en que yo siento una gran conexión con la selva. No sé cómo lo siente la gente, pero debemos saber que dependemos de esa selva y que, sin ella, nosotros seremos los afectados.


A su vez la ONG SOS Cenotes denuncia, con un corto, cómo cada día que pasa se talan cientos de árboles, fraccionando la segunda selva más importante de América, mientras se pone en riesgo inminente al gran acuífero Maya. Para el Tramo 6 se planea eliminar 1,453 hectáreas de selva virgen. Este mega-proyecto de 1,460 km se ha convertido en un monumento a la impunidad y al abuso de poder que se vive en México. 


El costo del Tren Maya, estará sobre los 515.762 millones de pesos (29.736 millones de dólares) al cierre de 2024, unas 3,3 veces lo presupuestado en un inicio, según un análisis del Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO).




 Yo soy cenote, es un corto de poco más de dos minutos producido por Daan Verhoeven y la apneísta mexicana Camila Jaber.


La pieza audiovisual advierte de las amenazas a las que se enfrenta el medio acuático ha sido acreedor del premio #CreateCOP26.

Como embajadora del Proyecto Gran Acuífero Maya (GAM), Camila personifica un Cenote y nos muestra lo vulnerable que es el acuífero de la península de Yucatán.




El Tren Maya se está construyendo en la Península de Yucatán, México. El Tren Maya es un transporte ferroviario de larga distancia que conecta al sureste en México.​ Es propiedad de la empresa pública, Olmeca-Maya-Mexica. El tren presta tres tipos de servicios: tren de pasajeros, tren turístico y tren de carga. Ubicación Chiapas; Tabasco; Campeche; Yucatán; Quintana Roo.


Anitzel Díaz


Leer más:

Los guardianes de los cenotes y su lucha para que sean considerados sujetos de derecho




175 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page