• Admin

Infartos y derrames cerebrales son un serio problema de salud pública en nuestro país

En México son la quinta causa de muerte y en el mundo son la segunda.

Además, representan la primera causa de discapacidad adquirida en adultos. Hay dos tipos de evento vascular cerebral, el isquémico o infarto cerebral que se produce por el bloqueo de una arteria y el hemorrágico o derrame cerebral, originado por un aneurisma o una malformación de una arteria que se rompe.


De acuerdo con datos de la UNAM, cada cinco segundos hay un evento vascular cerebral en el mundo… de los 15 millones que lo sufren al año, cinco millones mueren y otros cinco quedan con una discapacidad severa. El Instituto de Fisiología Celular de la UNAM ha desarrollado varias terapias. La rehabilitación de las personas depende, en mucho, de lo rápido que inicien las terapias para no padecer una discapacidad permanente.


Cada cinco segundos un EVC en el mundo

Según la Organización Mundial de la Salud, cada cinco segundos ocurre un EVC en la población mundial. De 15 millones de personas que sufren infartos o derrames cerebrales, cerca de cinco millones fallecen y cinco millones quedan con una discapacidad severa.

En México ocurren alrededor de 170 mil infartos cerebrales al año. En promedio, unos 500 al día, según el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía. Entre 20% y 30% de quienes sufren un EVC fallecen. Y, entre los que sobreviven, 60% tienen secuelas que pueden durar toda la vida y un 30% se vuelve completamente dependiente para la realización de sus actividades.

Tanto en los EVC isquémicos como en los hemorrágicos mueren varios millones de neuronas. Ciertas secciones del cerebro se ven afectadas por esta falta de suministro de oxígeno y glucosa. Las consecuencias dependen del tipo de evento vascular cerebral y del tiempo que tarde el paciente en ser atendido, así como de las dimensiones y la ubicación de la lesión.

El EVC tiene consecuencias motoras en el 80% de los casos; causa hemiparesia o parálisis de un lado del cuerpo. El porcentaje de las afectaciones cognitivas (a la atención, la memoria, el lenguaje y el procesamiento de información —se vuelve más lento—) es variable: entre 20% y 80% de los casos. Y las afectaciones emocionales (depresión y ansiedad) se presentan en el 33% de los pacientes.

0 visualizaciones0 comentarios