México apuesta por un cambio en el sistema de atención a la salud mental

 ¿Desaparecen los hospitales psiquiátricos?


No desaparece nada”, advirtió el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la supuesta desaparición de hospitales psiquiátricos. El titular de Salud mencionó que con la reestructuración del sistema de salud se identifican problemas específicos en los hospitales y esto también contempla a los centros psiquiátricos.

La reforma contempla que los hospitales especializados en salud mental se reconvertirán a centros generales y que el internamiento será el último recurso y por breve tiempo. También la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) alista la reconversión de sus 340 centros de atención de adicciones a centros comunitarios que brindarán atención en salud mental, y adicciones, a la población de todo el país.


Desde 1990, con la Declaración de Caracas, que surgió de la Conferencia Regional para la Reestructuración de la Atención Psiquiátrica en América Latina, se definió que los hospitales psiquiátricos, al aislar a las personas, les generan mayor discapacidad social, condiciones desfavorables que ponen en peligro los derechos humanos y civiles de los pacientes y acaparan los recursos que destinan los países a la salud mental. Esto ha evitado que los servicios sean accesibles y estén descentralizados. México, junto con otras naciones, se comprometió desde entonces a reestructurar los servicios, mudarlos a un modelo de atención comunitaria, donde cualquiera pueda tener acceso temprano a una clínica o un hospital general sin necesidad de ir a un centro de alta especialización. Gatopardo


Hoy tras meses de análisis e intentos de cambiar la Ley General de Salud, sobre todo en lo relacionado con la salud mental, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó una reforma que implica desaparecer los hospitales especializados en psiquiatría para transformarlos en entidades de atención general.


Por 358 votos a favor y 107 en contra, diputadas y diputados decidieron que habrá atención primaria y ambulatoria para tratar la salud mental y las adicciones, siendo el internamiento el último recurso.


La Reforma, por ser minuta del Senado y sin cambios en el texto, fue enviada ya al Ejecutivo Federal para su publicación y entrada en vigor.


La reforma plantea que, de acuerdo con el enfoque en derechos humanos, la secretaría de Salud deberá hacer explícitas las intervenciones prioritarias de salud mental y adicciones para garantizar el acceso a la prevención y atención.


A la población usuaria de los servicios de salud mental se le reconoce el derecho a no ser sometida a medidas de aislamiento, contención coercitiva o cualquier práctica que constituya tratos crueles, inhumanos o degradantes y, en su caso, ser sujeto a medios para atenuar el escalamiento de crisis.


“Tienen derecho a un diagnóstico integral e interdisciplinario y a un tratamiento basado en un plan prescrito individualmente con historial clínico, revisado periódicamente y modificado de acuerdo con la evolución del paciente, que garantice el respeto a su dignidad de persona humana y sus derechos humanos”.

“Por ningún motivo, el internamiento puede ser indicado o prolongado si tiene el fin de resolver problemas familiares, sociales, laborales o de vivienda y de cuidado del paciente”.


13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo