top of page
  • Admin

Octavio Paz, televisión y cultura

Por Manuel Ajenjo


Mañana, 19 de abril, se cumplen 25 años de la muerte del poeta Octavio Paz, quien en 1990 se convirtió en el único mexicano en obtener el Premio Nobel de Literatura. Gran ensayista, discrepante de los totalitarismos y defensor de la democracia; su opinión crítica sería un faro de luz en las actuales circunstancias políticas que vivimos.


Quiero compartir con las lectoras y los lectores, parcialidades de un texto que guardo desde el 24 de julio del 1979. Es una versión estenográfica de la conferencia magistral que Paz pronunciara, ese día, en el Segundo Encuentro Mundial de la Comunicación, celebrado en Acapulco, Guerrero.


“El tema es la televisión y la cultura. No hablaré de cómo ve la televisión a la cultura sino cómo la cultura ve a la televisión (…) La palabra cultura es de origen agrario, sedentario; cultivar la tierra significa: labrarla, trabajarla para que de frutos. Cultivar el espíritu, cultivar un pueblo, significa también labrar ese espíritu para que de frutos. (…) Una cultura es ante todo un conjunto de cosas, instituciones, ideas, imágenes, que usa una sociedad determinada. Cosas hechas por el hombre, cosas que el hombre ha inventado. Por ejemplo, una silla, una taza, este micrófono por el que estoy hablando; cosas que el hombre ha transformado: un pedazo de tierra, un río del cual se ha rectificado su curso; cosas y seres que el hombre ha domado o dominado, por ejemplo los caballos, los átomos o la corriente eléctrica, es decir cultura es aquello que el hombre usa, por ejemploel petróleo; y aquello que el hombre nombra, por ejemplo, una estrella (…)


“La cultura en consecuencia, es un conjunto de cosas, cosas que tienen un nombre, es decir, es un conjunto de nombres, pero así mismo es un conjunto de instituciones, estados, iglesias, familias, escuelas, sindicatos, etc. (…) Del mismo modo que la sociedad inventa sillas, arados, locomotoras y ametralladoras, inventa formas sociales, organizaciones, que son estructuras de producción, de distribución, es decir, formas de solidaridad. La sociedad se inventa a sí misma creando sus instituciones. (…) El hombre, los hombres juntos, se fundan a sí mismos a través de las instituciones, es decir, loshombres —la humanidad, nota del transcriptor— se instituyen a través de las culturas, estados, naciones, familias, tribus, etc., pero la sociedad al instituirse también se nombra y así se distingue de otras sociedades (…)


“Alta cultura y cultura popular son momentos en continuo vaivén de relación de la misma cultura. Esa relación es de oposición y de afinidad; a veces hay contradicción en títulos extremos, a veces hay afinidad de función, y esto es lo que hace creadora y diversa a una sociedad (…)



“¿Qué le puede pedir la cultura, entendida como diversidad, hoy a la televisión? Le podemos pedir una cosa, que sea fiel a la vida, es decir, que sea plural, que sea abierta. No una televisión gobernada por un grupo de burócratas empeñados en hacer unanimidad en torno al jefe y a la doctrina, sino muchas televisiones que expresen la diversidad y la pluralidad de la cultura mexicana, la llamada alta cultura y la cultura popular (…) Así pues, la televisión puede ser instrumento del César en turno y convertirse en un medio de incomunicación o puede ser plural, diverso, popular en el verdadero sentido de la palabra, y entonces será un auténtico medio de comunicación nacional y universal. Hace años Mc Luhan dijo que con la televisión comenzaba el período del Global Village, la idea universal idéntica en todas partes. Creo justamente lo contrario, creo que la historia va por otro camino, la civilización que viene será diálogo de culturas nacionales o no habrá civilización, la uniformidad va a reinar y en ese caso en todos habría la misma cara, la máscara de la muerte. Pero yo creo lo contrario, creo en la diversidad, creo en la pluralidad, es decir, creo en la vida”.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page