La reina Isabel II, la monarca más longeva de Gran Bretaña, muere a los 96 años



La reina Isabel II, la monarca con el reinado más largo en la historia británica, murió a la edad de 96 años.

El príncipe Carlos, de 73 años, heredero del trono desde los tres años, ahora es rey y será proclamado oficialmente en el Palacio de St. James en Londres tan pronto como sea posible.

En un comunicado, el Palacio de Buckingham dijo: “La Reina murió pacíficamente en Balmoral esta tarde. El Rey y la Reina Consorte permanecerán en Balmoral esta noche y regresarán a Londres mañana".

La reina Isabel II estuvo bajo supervisión médica porque los doctores estaban “preocupados por la salud de Su Majestad”, informó el jueves el Palacio de Buckingham mientras familiares de la monarca viajaron a Escocia para estar con ella.


Esto sucede un día después de que la reina de 96 años canceló una reunión de su Consejo Privado y le recomendaron descansar. El martes, presidió la entrega ceremonial del poder a la nueva primera ministra Liz Truss en su residencia de verano en el Castillo de Balmoral, en Escocia.


Unas 100 personas acudieron a las puertas del Palacio de Buckingham, algunas aferradas a sus paraguas en medio de una lluvia pertinaz. Algunas se congregaron en las gradas a la entrada, mientras permanecían de pie junto a la cerca.


Isabel II cumplió siete décadas en el trono este año. Ha cedido cada vez más deberes a su heredero, el príncipe Carlos, y a otros miembros de la familia real en los últimos meses.


El palacio no dio más detalles sobre la salud de la monarca, pero surgieron indicios preocupantes, como por ejemplo que la primera ministra Truss fue interrumpida en el Parlamento para ser informada de la situación.


El príncipe Carlos, su esposa Camila y su hermana la princesa Ana, están con la reina en el Castillo Balmoral. El príncipe Guillermo también está rumbo a Balmoral, al igual que su hermano el príncipe Enrique, su esposa Meghan, y el príncipe Andrés.


La reunión de la Casa Windsor ocurre apenas tres meses después de que los británicos celebraran los 70 años de la reina en el trono.


Mientras multitudes vitoreaban, ondeaban banderas y llenaban las calles alrededor del Palacio de Buckingham durante cuatro días de festividades, la reina hizo solo dos breves apariciones en el balcón del palacio para saludar a sus súbditos.


La monarca ha cedido cada vez más deberes a Carlos y otros miembros de la familia real en los últimos meses mientras se recuperaba de un brote de COVID-19, comenzó a usar un bastón y le cuesta trabajo moverse.

AP

8 visualizaciones0 comentarios