#RinconesdeMéxicoAguascalientes más alláde la feria



Aguascalientes es un estado pequeño con mucho que ofrecer. Lo primero que llama la atención del visitante es su limpieza y el orden. No solo en la ciudad; en todo el estado.


Semi-desértico la estética es color adobe. Desde las casas hasta los paisajes. Cactus, mezquites, huizachales. Café, verde. Paisaje que se rompe solo con la presencia de nopaleras, huertas de guayaba, limón, lima, aguacate (criollo), granadas y naranjas. Ahora comienzan a aparecer vides también.


Cállese y le doy agua: alguna vez se oyó a los habitantes del Maguey, cerca del Sauz- decían a sus hijos cuando se portaban mal. El agua siempre ha sido un bien precioso en este estado.

La ciudad


El 22 de octubre de 1575 se funda la Antigua Villa de Nuestra Señora de la Asunción de las Aguas Calientes, que debe su nombre a la abundancia de aguas termales en la zona.


Fue en el siglo XX que verdaderamente se impulsó su crecimiento propiciando el auge de los talleres ferroviarios, la Gran Fundición Central Mexicana, la instalación de diversas fábricas de harinas, almidón, textiles y otros. Este crecimiento propició los primeros movimientos obreristas fundamentados en la inconformidad del funcionamiento del sistema político, económico y social del país, mismos que desembocaron en el estallido revolucionario de 1910.

Para visitar


Por supuesto hay que visitar el centro, que este año está adornado con la instalación artística “Deshilado”, que albergará el Corredor Cultural Carranza del Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura. Los creadores arquitectos Juan Carlos Herrera Esparza y José Manuel Campos Magdaleno buscan rendir homenaje a esta técnica artesanal de Aguascalientes y a todas aquellas mujeres que a lo largo de la historia le han dado vida a esta tradición.


Hay que ir al recinto de la feria – la más grande de México, que incluye la plaza de toros.


Museo Espacio

Hoy El viejo edi cio de Ferromex aporta, el esqueleto, que arropa la vida

cultural de la ciudad de Aguascalientes; El museo Espacio. Punto de reunión. Más de 86 hectáreas dedicadas al arte, espacios recuperados dentro del antiguo complejo ferrocarrilero conocido como Tres Centurias.


Para comer la cenaduría San Antonio con las típicas enchiladas y El Almacén del Bife. Para hospedarse o pasar un día de SPA sin duda recomendaría Casa Legado.





Calvillo, Ojocaliente, Malpaso, El Sauz

Son pueblos muy cerca de la capital. El olor a guayaba se percibe desde que uno llega. Manantiales de agua caliente (ojos de agua) presas donde se puede comer, pasear en kayak o caminar por las huertas. Haciendas reconstruidas, viñedos en crecimiento. Pueblos que se renuevan con dinero del norte. Para hospedarse las Cabañas del El Sauz.



Para probar y comprar

Los quesos, todo los dulces de guayaba, las enchiladas tradicionales y el pan con el mismo nombre, los chamucos, las granadas, las pitayas, las tunas. Los deshilados y demás bordados que se ofrecen en todo el estado.


También puedes visitar Real de Asientos, famoso por sus fachadas de cantera rosa, trabajos de herrería y centros mineros y San José de Gracia, población rodeada de bosques en la que se encuentra el llamado “Cristo Roto”, de 25 metros de altura y una de las esculturas más grandes del país.


Si quieres más información sobre este y otros temas, te recomiendo la página https://mexicotravelchannel.com.mx/


Anitzel Díaz

28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo