• Admin

Tras Ucrania, Europa se pregunta quién es el siguiente


Según los funcionarios occidentales, las naciones más vulnerables serían aquellas que no forman parte de la OTAN ni de la Unión Europea y que, por lo tanto, están solas y desprotegidas. La lista incluye Moldavia, vecina de Ucrania, y a Georgia, que tiene frontera con Rusia, ambas miembros de la antigua Unión Soviética, además de los estados balcánicos de Bosnia y Kosovo.

Pero los analistas advierten que incluso los miembros de la OTAN que podrían correr riesgo, como Estonia, Letonia y Lituania —a las puertas de Rusia— o Montenegro, y que podrían sufrir una intervención militar directa de Moscú o intentos de desestabilización política. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, “ha dijo desde el inicio que no se trata solo acerca de Ucrania”, apuntó Michal Baranowski, director de la oficina del German Marshall Fund en Varsovia.

“Nos dijo lo que quiere hacer al enumerar sus demandas, que incluían el cambio de gobierno en Kiev, pero también hablaban sobre el flanco oriental de la OTAN y el resto de Europa del Este”, afirmó Baranowski en una entrevista con The Associated Press. Mientras Ucrania opone una firme resistencia al ataque ruso iniciado hace dos semanas, Baranowski dijo que “ahora no está realmente claro cómo va a conseguir sus otros objetivos”.

El gobierno de Estados Unidos es muy consciente de las profundas preocupaciones que existen en Europa del Este y Central porque la guerra en Ucrania pueda ser apenas un preludio de ataques más amplios contra miembros del antiguo Pacto de Varsovia para tratar de recuperar el dominio regional de Moscú.

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, ha manifestado que “Rusia no va a detenerse en Ucrania”.

“Estamos preocupados por vecinos como Moldavia, Georgia y los Balcanes occidentales”, dijo. “Tenemos que tener la vista puesta en los Balcanes Occidentales, especialmente en Bosnia, que podría enfrentarse a una desestabilización por parte de Rusia”.

AP

1 visualización0 comentarios