top of page

¿Y el Lago de Texcoco apá?

Actualizado: 1 may


Se había anunciado la inauguración para el 30 de abril de este año, pero no se logró. Hasta el momento El Parque Ecológico del Lago de Texcoco registra un avance del casi 82%. Aquí su historia.





Parque Ecológico del Lago de Texcoco


Durante la mañanera del 20 de enero de este año Germán Martínez Santoyo, director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), anunció que sería hoy, 30 de abril del 2024, cuando se llevaría a cabo la inauguración del Parque Ecológico del Lago de Texcoco, en el Estado de México, proyecto que sustituyó la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). Pero no se ha hecho ningún anuncio oficial.


Al respecto, el funcionario federal indicó que, hasta el momento, el proyecto tiene registrado un avance del casi 82%, el cual ha tenido una inversión total de 5 mil 240 millones de pesos. Asimismo, destacó que la inversión federal beneficiará a alrededor de 12.5 millones de personas que habitan las zonas aledañas.


La recuperación de la zona del Lago de Texcoco, consiste en la recuperación de 12 mil 200 hectáreas como zona de de restauración ecológica para uso público de los habitantes del Valle de México. Los planes a futuro incluyen la construcción de ciclopistas, módulos de venta de alimentos y bebidas, un skatepark, y áreas para juegos de pelota.


Cabe mencionar que se proyectó una inversión hacia el 2024 de más de 4,500 millones de pesos y que la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) tuvo un costo de 113,327.7 millones de pesos al cierre del 2019 y no de 331,996.5 millones de pesos como informó en febrero del 2021 la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Nunca quedó claro dónde estaba el error






Lago de Texcoco


En su máximo esplendor el Lago de Texcoco llegó a abarcar unos dos mil kilómetros cuadrados de superficie. Era históricamente un lago de agua salobre, el cual jugó un papel crucial en la fundación y desarrollo de Tenochtitlán, la capital del Imperio azteca.


Este cuerpo de agua, junto con los de Zumpango y Xaltocan que conformaban el sistema lacustre del valle, tenía características particulares debido a su composición de sales y a su ubicación en una cuenca donde el agua sólo podía salir mediante la evaporación, lo cual aumentaba su salinidad.


El proceso de urbanización en el Valle de México fue un desafío constante debido a su topografía lacustre. Desde la llegada de los españoles, la gestión de las inundaciones fue una prioridad para el gobierno virreinal. Los cinco lagos principales (Texcoco, Zumpango, Xaltocan, Xochimilco y Chalco) estaban interconectados durante la temporada de lluvias, lo que provocaba inundaciones recurrentes en la capital.


Para abordar este problema, se implementaron diversos proyectos de desecación, como la construcción de diques, albarradas y canales. Sin embargo, estas medidas solo mitigaron parcialmente las inundaciones, y el problema persistió a lo largo de los siglos.


Una de las intervenciones más significativas fue la construcción del Gran Canal de Desagüe, que se completó en 1900 durante el mandato de Porfirio Díaz. Este canal permitió drenar grandes cantidades de agua de los lagos hacia el río Tula, aliviando la presión sobre la capital. Sin embargo, también contribuyó a la desecación de los lagos, reduciendo su extensión.


Cuando el terreno del Lago de Texcoco se quedó sin agua se volvió un lugar seco y prácticamente inútil para la agricultura por su elevado contenido de sal. Los ingenieros de la época plantearon muchos proyectos para sacarle provecho a estas tierras, desde un plan para fertilizar la tierra para volverla apta para el cultivo, plantar árboles, arbustos y hierbas para reverdecer el área e incluso explotar la sal. Ninguna de las iniciativas se concretó por diversos motivos.

 

Sin embargo, había un problema mucho más urgente que atender en la región: la aparición de grandes tolvaneras de polvo en los terrenos que antes pertenecían al lago, las cuales afectaban severamente la salud de las personas.


La construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en la zona oriental del Lago de Texcoco representó un hito en la transformación del paisaje lacustre. Esta obra implicó la ganancia de terrenos al lago y generó controversia debido a sus impactos ambientales y sociales. Finalmente la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador canceló la construcción del NAICM.




El Arquitecto José Ignacio Iñaki Echeverría, Director del Parque Ecológico Lago Texcoco, explicó que el proyecto mejorará las condiciones ambientales y que se generarán más de 7,600 empleos para la población de los municipios y alcaldías más cercanos.


"Unos de los principales objetivos al crear infraestructura verde y azul, es beneficiar a las poblaciones más vulnerables, ya que, al recuperar la vegetación de la región, se han logrado mejorar las condiciones ambientales, además de que se abrirá un gran espacio de esparcimiento con equipamiento deportivo y recreativo para las y los visitantes", detalló.


Leer más



176 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page