• Admin

Como represalia por política migratoria, republicanos envían migrantes a "estados santuario"


A menos de dos meses de las elecciones de medio término en Estados Unidos, los gobiernos republicanos de varios estados fronterizos del sur, han organizado desde hace meses el traslado masivo de migrantes ilegales hacia estados como Washington D.C. y Nueva York.

El 14 de septiembre, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, envió dos aviones de migrantes a Martha's Vineyard, un exclusivo lugar donde suelen pasar sus vacaciones celebridades y millonarios.

Alrededor de medio centenar de migrantes, en su mayoría venezolanos, llegaron por sorpresa al aeropuerto de la lujosa isla enclavada en Massachusetts y fueron alojados en una iglesia protestante.

Taryn Fenske, directora de comunicaciones de DeSantis, explicó que los vuelos fueron parte de un esfuerzo para "transportar a los inmigrantes ilegales a destinos santuarios", es decir, territorios que protegen de la deportación a los migrantes indocumentados.

"Estados como Massachusetts, Nueva York y California", gobernados por demócratas, "facilitarán mejor la atención de estas personas a las que han invitado a entrar en nuestro país incentivando la inmigración ilegal mediante su designación como 'estados santuarios' y su apoyo a las políticas de fronteras abiertas de la Administración Biden", dijo la directora de comunicaciones del gobernador de Florida. La Legislatura de Florida tomó por su mano 12 millones de dólares del presupuesto estatal para transportar a los ciudadanos indocumentados, informó Fenske.

Por su parte, Ron DeSantis explicó que su decisión tenía como finalidad proteger a Estados Unidos de la política de "fronteras abiertas" del presidente Joe Biden, que, de acuerdo al político republicano, "no mueve un dedo" para hacer seguro el límite del país que gobierna.


Por su parte el gobernador de Texas, Greg Abbott, envió un centenar de migrantes a Washington DC, precisamente a las inmediaciones de la residencia de la vicepresidenta Kamala Harris.


Abbott justificó su decisión diciendo que, si la vicepresidenta no viaja a ver la frontera, Texas se asegurará "de que la vea de primera mano".

En los últimos meses, los gobernadores republicanos han estado mandando a cientos de personas que han cruzado la frontera con México hacia ciudades gobernadas por demócratas.

Esto, en respuesta a la decisión del Gobierno de Biden de terminar con la política 'Remain in México' del expresidente Donald Trump, que obligaba a los solicitantes de asilo a permanecer en el país vecino hasta tener una respuesta a sus peticiones.


En los últimos meses, Texas ha enviado más de 10.000 migrantes a Washington D.C., Nueva York y Chicago, según datos del Gobierno estatal.


De octubre 2021 a julio 2022, la Patrulla Fronteriza realizó un récord de detenciones de migrantes en la frontera sur de 1.8 millones. Casi un cuarto de los detenidos provenía de Cuba, Nicaragua y Venezuela.



Por su parte, el gobernador de Arizona, el también republicano Doug Ducey, emuló la medida en mayo y comenzó a mandar autobuses con migrantes a la capital estadounidense.


13 visualizaciones0 comentarios