top of page

Homenaje a Rafael Cauduro

El pintor, que estaba enfermo y alejado de la escena pública, ha fallecido a los 72 años.




Un mago del engaño, un mentiroso, sí, y muy distante de ser un pintor hiperrealista, clasificación que rechaza tajantemente. Rafael Cauduro es irrepetible, creador de su propio abecedario estético. Reconocido por su perfeccionismo y técnica innovadora. Es un nato alquimista de la materia, un ser profundamente curioso de la experimentación y obsesionado por el paso del tiempo. Para su hija Elena: “la persona con mayor capacidad de asombro y que puede apreciar los mínimos detalles”. Opinión que muchos comparten.



El tiempo es un elemento concreto y tangible, algo muy presente en su obra. A Cauduro le interesa plasmar la manera en la que habitamos el espacio y nos relacionamos con el entorno. Da cuenta del patente deterioro como “una expresión del tiempo que imprime su huella en todos y en todo”. Deterioro visto por él mismo no como algo negativo, sino como continuación, símbolo de vida y “evidencia de que las cosas están ocurriendo”.


Sus obsesiones son lugares privados, recuerdos amados y reflexiones sobre las limitaciones humanas. Cauduro se abre a las miradas de otros y se hace consciente de la vulnerabilidad que nos es inherente.



“Su obra habla por sí sola, no se presta a equívocos. El espectador menos familiarizado es capaz de reconocer sus pinturas… Esta exposición valora sus aportaciones en técnicas y en narrativas a la historia del arte mexicano”, Alesha Mercado

Cauduro, el eterno innovador, fue uno de los artistas visuales más talentosos y de mayor fuerza en la historia del arte contemporáneo mexicano. Ahí, el alquimista de la materia nos alecciona sobre cómo “buscar la verdad haciendo buenas mentiras”.


UNAM






31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page