top of page

Sedatu transforma antigua casa del general Lázaro Cárdenas en centro cultural

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y el gobierno de Morelos inauguraron la Casa de Cultura Lázaro Cárdenas, en la que se invirtieron más de 50 millones de pesos (mdp) a través del Programa de Mejoramiento Urbano (PMU) en beneficio de 16 mil personas.

El titular de la Sedatu, Román Meyer Falcón destacó que el legado de este espacio data del Siglo XX, por lo que se mantuvo la arquitectura original y las restauraciones fortalecieron el valor histórico del inmueble.

"Esta obra tan importante para el país toma una nueva vida. Aquí, el general Cárdenas tomó la decisión de responder al desafío de las empresas petroleras con la expropiación de sus propiedades y la nacionalización del petróleo", dijo durante su mensaje en el encuentro donde estuvo como invitado especial Lázaro Cárdenas Batel, nieto del general. El gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo, subrayó que intervenciones como esta representan nuevos semilleros que contribuyen al desarrollo cultural y artístico de las infancias, otorgándoles la oportunidad de conocer distintas formas de expresión y apoyándoles a encontrarse a través del arte.

"Este espacio garantiza los derechos culturales de niños, niñas, jóvenes y grupos vulnerables. Se transformó en un lugar digno y seguro", expresó.

La antigua casa del general Cárdenas ubicada al sur de Cuernavaca ya se encuentra abierta para el público en general y ofrece actividades culturales, deportivas y lúdicas; así como espacios de contemplación en espacios verdes.

En esta obra se intervinieron 3 mil 500 metros cuadrados e incluye el mejoramiento del entorno, un jardín que cuenta con árboles de más de 200 años de edad, nueva vegetación, juegos infantiles y áreas de descanso.


Román Meyer Falcón, quien encabeza la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), refirió que es muy importante el rescate de la identidad cultural e histórica del país.

“La Casa Palmira es uno de los elementos históricos más importantes del siglo XX en relación al legado histórico del país y al legado que dejó el General Cárdenas… esta casa se volvió un refugio de debate intelectual con su equipo de trabajo, con su gabinete más cercano y se tomaban las decisiones… estamos muy contentos de que este momento histórico tan importante de mediados y principios del siglo XX vuelva a tomar vida, y qué mejor que un área cultural”, expresó.


Historia


De acuerdo con el cronista Carlos Lavín, en 1931 Cárdenas adquirió los terrenos para su rancho al que nombró Tinguindin, y en 1933 construyó Palmira como su casa de descanso: una casona con muros gruesos de tabique, madera y teja, con altos espacios y rodeada por una hermosa terraza, un kiosco, grandes jardines, una gran alberca y árboles frutales de muchas variedades.


En este lugar hay un despacho en el cual se tiene registro que fue firmada la Expropiación Petrolera.


“El general Lázaro Cárdenas tenía esta finca como casa de descanso porque él era un gran amante de la naturaleza, de los árboles y fue un gran activista social. Esta finca lleva el nombre de Palmira en honor a su hija que lamentablemente falleció muy prematuramente”, narró Erick Pérez, director del Centro Cultural Casa de Lázaro Cárdenas Finca Palmira.


Explicó que este sitio ha sido reconstruido, pero la calzada y el kiosco sólo están restaurados para salvaguardar la identidad que tenía desde la época de Lázaro Cárdenas. “De acuerdo con lo que dicen las investigaciones y memorias en la recuperación documental del Instituto Nacional de Antropología e Historia, el kiosco, que está junto a lo que fue su despacho, era su sitio predilecto para reflexionar sobre las políticas públicas que iba a implementar a su regreso a la oficina central.










100 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page