top of page

La tradición artística de la fiesta brava

En el imaginario visual y social de miles de mexicanos están las tardes vividas en una plaza de toros. Cuando era una velada de fiesta, cuando se comían cueritos y se tomaba vino de una bota, cuando se gritaba ole o se sacaba un pañuelo blanco. El ambiente era de euforia. Era un espectáculo, que no se juzgaba todavía, como tantos otros. Curioso pero la fiesta de los toros era una convocatoria emancipadora donde pueblo y gobernantes se daban cita para festejar juntos.


Y la fiesta en medio de ese desorden, lograba cautivar, trascender y permanecer en el gusto no sólo de un pueblo que se divertía; no sólo de los gobernantes y caudillos que hasta llegó a haber más de uno que se enfrentó a los toros. También el espíritu emancipador empujaba a lograr una autenticidad taurómaca nacional. José Francisco Coello Ugalde

A pesar de la rica tradición artística que rodea a los toros, es importante reconocer que la tauromaquia también ha sido objeto de controversia y crítica. Muchos defensores de los derechos de los animales consideran que la corrida de toros es inhumana y abogar por su abolición. Esta perspectiva ha llevado a un debate en curso sobre la ética de la tauromaquia y su lugar en la sociedad contemporánea.


La tauromaquia en México se remonta a la época de la conquista española, cuando los conquistadores introdujeron esta tradición proveniente de España. A lo largo de los siglos, la corrida de toros se ha arraigado en la cultura mexicana, convirtiéndose en una expresión artística y una manifestación de identidad nacional.





La fiesta brava no es solo un espectáculo público propio de una cultura o un país. El toro y todo lo que conlleva, ha sido desde tiempo inmemorial fuente inspiradora del Arte y por lo tanto de la Cultura.


No se conocen representaciones de seres vivos más antiguas que las del toro y por otro lado, las ultimas energías del mayor intérprete artístico del la Tauromaquia, Pablo Picasso, estuvieron dedicados a la efigie de un Matador.


El arte, que involucra la lidia de toros, ha inspirado a artistas de diferentes disciplinas, desde la pintura hasta la literatura y la música. A lo largo de los siglos, los toros han sido representados de diversas maneras, sirviendo como metáfora de la vida, la muerte, la bravura y la pasión.


En la pintura, los toros han sido una fuente inagotable de inspiración. Artistas como Francisco de Goya plasmaron la tauromaquia en sus obras, capturando la intensidad y la emoción del momento. Sus grabados, como "La Tauromaquia" y "Los Caprichos", ofrecen una visión cruda y visceral de las corridas de toros. Goya no solo retrataba la bravura de los toros, sino que también exploraba las complejidades morales y éticas de la tauromaquia.





La literatura también ha explorado el tema de los toros de diversas maneras. Hemingway, por ejemplo, inmortalizó la corrida de toros en su obra "Muerte en la tarde". A través de sus descripciones detalladas, Hemingway transporta a los lectores al ruedo, capturando la tensión y la emoción del enfrentamiento entre el torero y el toro. En la poesía, Federico García Lorca también abordó el tema de los toros en su obra "Llanto por Ignacio Sánchez Mejías", donde examina la trágica muerte de un torero.


La música no se ha quedado atrás en la representación artística de los toros. Compositores como Manuel de Falla y Joaquín Turina han creado obras inspiradas en la tauromaquia, incorporando sonidos que evocan la atmósfera y la emoción de las corridas de toros. La guitarra flamenca, con su energía y pasión, también ha contribuido a la expresión musical de este arte.


La tauromaquia en México cuenta con una rica tradición de toreros destacados. Figuras como Rodolfo Gaona, Eloy Cavazos, y más recientemente, Joselito Adame y Diego Silveti, han dejado una marca en la historia de las corridas de toros en México. Además, México ha producido ganaderías reconocidas por la calidad de sus toros, contribuyendo así al prestigio de la tauromaquia en el país.


En algunos estados mexicanos, ha habido intentos de legislar en contra de las corridas de toros y otras prácticas taurinas. En 2013, Sonora prohibió las corridas de toros en eventos públicos. Sin embargo, en otros lugares, la tauromaquia sigue siendo legal y cuenta con un fuerte apoyo de aficionados que consideran que es una parte importante de la herencia cultural mexicana.


En la Ciudad de México donde se encuentra una de las plazas más grandes del mundo se habían suspendido las corridas en junio del 2022. Hoy se ha anunciado que regresan.





Anitzel Díaz


Tags:

136 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Σχόλια


bottom of page